Lunes, 25 Septiembre 2017
Viernes, 27 Noviembre 2015 00:00

Influencia maléfica

Lo primero que encontramos fueron los zapatos, colocados en uno de los bancos situados a un lado del camino. Era una pareja de zapatitos negros, de niña, y estaban unidos el uno al otro por los cordones. No le dimos mayor importancia porque probablemente no la tenía y seguimos caminando…hasta que algunos metros más adelante, colgando de unos arbustos, descubrimos dos calcetines blancos manchados de rojo. Nos detuvimos frente a este segundo hallazgo. Nos estremecimos ante la variopinta visión y a nuestras mentes acudió la imagen de los zapatitos negros que habíamos dejado atrás y que ahora parecía cobrar algo más de sentido. Me acerqué hasta los calcetines para observarlos más de cerca. La primera impresión que recibí se confirmó a corta distancia. Los calcetines estaban teñidos de sangre.

 

Estuve a punto de tocarlos pero Carmen me detuvo sujetando mi brazo. La miré. No me dijo nada pero en sus ojos advertí el destello del temor. Retiré las manos justo en el preciso instante en que las yemas de mis dedos rozaron la tela de los calcetines, pero ninguno de mis compañeros se percató de ello. En ese mismo momento noté algo extraño. Fue un dolor agudo en el centro de la cabeza y sentí que algo estallaba en mi interior aunque se me pasó enseguida. Antonio sacó una fotografía de los pequeños calcetines, que habían sido agujereados a la altura de los tobillos para que quedaran sujetos en las ramas del arbusto, como una bandera que ondea al viento o, quizá, como un trofeo o advertencia. A la vuelta me gustaría inmortalizar los zapatos, creo que puede ser una buena foto. —dijo tras pulsar el disparador. No sería posible. Ninguno de nosotros iba a regresar.

 

Nos detuvimos en un merendero donde había unos columpios. Solamente estábamos nosotros y aprovechamos el buen tiempo que hacía, con un sol majestuoso y algo pegajoso que nos observaba alegre desde las alturas. Nos sacamos varias fotografías bajando de los toboganes, cruzando los obstáculos con la ayuda de cuerdas colgantes y nos divertimos de lo lindo hasta que a Carmen palideció. Yo me di cuenta por la expresión que mostró su cara. Se había quedado petrificada. Abrió la boca en una enorme O y los ojos se le agrandaron como los focos de una linterna encendida. Levantó la mano y señaló en la distancia. ¿Qué es eso? —preguntó. Su voz temblaba. Parece un trapo, ¿no? —dije y me levanté para acercarme. No, no vayas—susurró Carmen pero no hice caso. Antonio me acompañó mientras mi novia se quedaba atrás.

 

A medida que nos acercábamos nuestros pasos se volvieron más lentos. Si no hubiera estado acompañado me habría dado la vuelta pero Antonio caminaba junto a mí. Nos miramos de reojo. Ambos teníamos un nudo en la garganta. Estábamos tensos. Descubrimos que no se trataba de un trapo sino de un pequeño vestido de color rosa bañado en dibujos infantiles. Nos quedamos sin voz. Nuestro silencio parecía haberse convertido en una gruesa soga que apretaba nuestras gargantas y nos dejaba sin aliento. Aquel vestido estaba parcialmente desgarrado y, al igual que los calcetines, tenían manchas rojizas que enseguida identificamos como sangre seca. ¡Dios mío! —sonó la voz de Carmen justo detrás nuestro. Nos giramos sorprendidos y allí estaba mi chica, pálida, como la tez de un viejo vampiro. Se agarró a mí y sus ojos miraron alrededor. Sabía perfectamente lo que estaban buscando y yo hice lo mismo. Antonio miraba también en todas direcciones. Aunque no nos dijimos nada, los tres temíamos encontrar entre la maleza las piernas desnudas de una pequeña niña. Todos los indicios sugerían que algo terrible había sucedido. No podía ser casualidad la aparición de tan singulares hallazgos. Se nos pasó por la cabeza la posibilidad de que algún depravado estuviese suelto por las cercanías, un depravado que había cometido un acto terrible. Buscamos sin separarnos demasiado. Antonio se metió en una zanja y la examinó a conciencia. Nada.

 

Carmen sacó una linterna de su mochila e iluminó el fondo de un hueco cavado en la tierra y que parecía muy profundo. Nada. Yo giraba sobre mis propios talones, llevando la mirada cada vez más lejos, con la intención de detectar algún movimiento. Nada. Ninguno de nosotros quería encontrar el cadáver de una niña pero pensábamos que si abandonábamos el lugar, tal vez, si estaba agonizando, se perdiera la oportunidad de salvarle la vida. No encontramos nada. El sol ya comenzaba a bajar escogiendo el punto idóneo por el que desaparecer en el horizonte, tras las montañas. Quizá todo tenía una explicación convincente pero ninguno de nosotros lo creía. Estábamos tan confundidos como intrigados, tan exhaustos por los hallazgos que no nos dimos cuenta de lo extraño y misterioso que resultaba. Los zapatos negros perfectamente colocados sobre un banco. Los calcetines convenientemente colgados en los arbustos del camino. El vestido manchado que ondeaba, empujado por un viento casi inapreciable. Se trataba de una puesta en escena. Algo pensado concienzudamente. Ninguno de los tres cayó en la cuenta de que la mejor opción hubiera sido marchar y olvidarnos de todo pero decidimos permanecer allí durante un tiempo más. Fue nuestro gran error. Desde ese momento todo, absolutamente todo, cambió.

 

Aturdidos por los acontecimientos, sin poder quitar la vista del vestido rosa que se mecía colgado del arbusto, sin apartar de nuestros ojos las manchas de sangre que lo cubrían, en algún momento escuchamos un ruido procedente de un punto lejano. Parecía… ¡¡No!!, no podía estar seguro de ello pero… Es el llanto de una niña. Miré a Carmen. ¡Eso es lo que yo pensaba! No había sido fruto de mi imaginación. Había llegado hasta mis oídos con absoluta claridad y tras las palabras de Carmen y el rostro asustado de Antonio comprendí que ellos también lo habían escuchado con absoluta nitidez. Corrí como jamás había corrido en dirección al sonido. Cuanto más cerca me encontraba más seguro estaba de que una niña lloraba a pleno pulmón, como si su alma estuviera ardiendo en el mismísimo infierno. Escuché las voces de mis amigos que trataban de detenerme, oí a Carmen suplicar que regresara pero cuando desvié la cabeza hacia atrás vi que ellos también me seguían. Y entonces, de repente, la niña dejó de llorar. Me detuve en seco. Pocos segundos después mis compañeros estaban a mi lado. A todos nos costaba respirar. Nuestros pechos subían y bajaban a un ritmo vertiginoso. Antonio colocó sus manos sobre las rodillas y trató de coger aire respirando profundamente mientras Carmen se sujetaba el abdomen.

 

Permanecimos en silencio, esperando escuchar de nuevo a la niña pero nada, simplemente la profunda respiración de un atardecer que en pocos minutos exhalaría su último aliento. El sol pronto se ocultaría tras las montañas y las sombras se harían dueñas del lugar. ¡Maldita sea! ¿Dónde estaba la niña? Escuchamos ruidos a nuestras espaldas. Nos giramos sobresaltados pero nuestros ojos no llegaron a alcanzar nada anormal. Sin embargo, notamos que alguien se encontraba en las cercanías. Vámonos—pidió Carmen mientras se agarraba a mi brazo. ¿Dónde estás, pequeña? —gritó Antonio y yo lo imité llamando a la niña. Comencé a escuchar murmullos dentro de mi cabeza, un coro de voces lejanas que parecían susurrarme desde la lejanía pero no dije nada por si era fruto de mi imaginación. De hecho tuvo que ser así porque inmediatamente las voces enmudecieron. Mire por los alrededores. Presté atención a cualquier ruido que se produjera en las proximidades.

 

Nada. Un silencio sepulcral violado únicamente por nuestras respiraciones hasta que escuchamos de nuevo un sonido a nuestro alrededor. ¡Allí! —grité como un poseso y señalé con el dedo una figura diminuta que corría entre la alta hierba. Vámonos—repitió Carmen y tiró de mi brazo. Me zafé de ella con un movimiento brusco. ¿La habéis visto? ¡Estaba allí! —exclamé y mi propia voz me sonó como la de un lunático. Entonces escuchamos la risa de la niña, una risa que nos sobrecogió a todos. Tíos, tengo miedo —confesó Carmen. —Regresemos al pueblo, esto no me gusta nada… Como si el tiempo se hubiera acelerado, el sol acabó por ocultarse tras las montañas y el lugar se tiñó de una tenue oscuridad que sería pronto inescrutable. ¡Oye, pequeña! ¿Estás bien? ¡No tengas miedo! No podíamos dejar allí a la niña. Miré a mis amigos. Nos marcharíamos, pero no sin ella. Escuchábamos su risa a un lado y otro del camino, siempre entre los matorrales, como si se moviera a una endiablada velocidad y en ningún momento vimos su pequeña silueta hasta que Carmen lanzó un alarido que nos hizo palidecer. ¡Ahí…!—dijo y señaló con la mano.

 

Allí estaba la niña, a pocos metros de nosotros. Se encontraba completamente desnuda y agarraba un osito de peluche con su mano derecha. El pelo negro y mojado le cubría gran parte del rostro pero sus ojos se perfilaban grandes y oscuros entre los cabellos. ¿Estás bien, pequeña? —me atreví a decir. Sentí la mirada de la niña penetrando hasta el fondo de mi alma. Permaneció allí, inmóvil, tal cual fantasma, mientras las sombras se arrugaban a nuestro alrededor para convertirse en una noche cruda y oscura. Di un paso hacia delante. Carmen pronunció mi nombre en voz muy baja con la intención de sujetarme. Me detuve. Estaba asustado pero solamente era una niña y parecía necesitar nuestra ayuda. Cuando iba a preguntarle su nombre, la pequeña giró sobre sus talones y comenzó a caminar lentamente entre los arbustos, alejándose de nosotros.

 

Pese a las peticiones de mis amigos, decidí seguirla. Ellos hicieron lo mismo. Se habían dado cuenta de que la niña quería que fuéramos tras ella. Aceleré el paso. La pequeña caminaba deprisa y no quería perderla. Su blanca silueta era engullida por las sombras, como si perversos monstruos la abrazaran y la devoraran al mismo tiempo. Caminaba con la mirada clavada en la espalda de la niña. Escuchaba tras de mí las pisadas de mis amigos que aplastaban los hierbajos. Oía sus respiraciones aceleradas, los latidos de sus corazones que unidos al mío componían una sinfonía macabra e inquietante. Llegó hasta nosotros un hedor nauseabundo que nos obligó a taparnos la boca y la nariz. Sentí arcadas pero me contuve. Antonio no tuvo esa suerte y manchó sus propios zapatos con el vómito.

 

La niña se detuvo, de repente. Casi tropecé con ella y mis compañeros conmigo. Me incliné sobre la pequeña y la agarré suavemente de los brazos. Tuve que retirar las manos inmediatamente. La piel de la niña estaba fría como el hielo. Mi papi y mi mami están allí. Tras pronunciar aquellas palabras, mis amigos y yo dejamos de prestar atención a la pequeña y miramos hacia el frente. Podían verse mecidos al viento, en la oscuridad que cada vez era más opresiva. Los cuerpos de dos personas adultas yacían colgados de un árbol. Estaban desnudos, como la niña, aunque sus cuerpos parecían muy negros, acartonados más bien. Cuando me acerqué no pude evitar que mi estómago me obligara a derramar por el suelo todo su contenido. El nauseabundo olor emanaba de aquellos cuerpos. Se trataba de dos cadáveres. Un hombre y una mujer colgados con una soga del cuello. Tenían las manos entrelazadas pero sus cuerpos estaban ajados y arrugados como una pasa, podridos, como si llevaran muertos semanas. La visión atroz de aquella espeluznante imagen me obligó a girarme. Vi a mis amigos horrorizados, con los ojos agrandados, a punto de salírseles de sus órbitas. Carmen lloraba, era un manojo de nervios. Antonio retrocedía asustado, alejándose de aquél lugar, caminando lentamente hacia atrás, hasta que las sombras se lo tragaron. No los volví a ver más, a ninguno de los dos.

 

Agaché la cabeza y observé a la niña. Miraba hacia los ahorcados con los ojos ocultos tras su pelo pero aún así, pude descubrir que esbozaba una sonrisa que me pareció demoníaca. Movió la cabeza y me miró directamente. Sus ojos eran oscuros, negros como las sombras. Sentí un estremecimiento recorriendo mi cuerpo y unas gotas de sudor helado comenzaron a arañar mi espalda, resbalando lentamente y produciéndome un dolor espeluznante, como si la uña afilada de un vampiro estuviera abriendo una herida profunda en mi cuerpo. Miré estupefacto los cadáveres de aquellas dos personas colgadas del árbol y bajé la cabeza para observar a la niña, que me miraba y se reía a plena carcajada. Traté de localizar a mis amigos. No los vi por ninguna parte. Estaba yo solo. Yo y aquella niña que alargó su brazo para coger mi mano con la suya. Estaba fría y húmeda y traté de apartarla pero ella me sujetó con violencia.

 

La niña apretó con fuerza mi mano y después la soltó. Comenzó a llorar desconsolada. Aturdido, miré a mi alrededor con la esperanza de ver a mis amigos pero la oscuridad más impenetrable se había adueñado del lugar. Los árboles se presentaban ante nosotros como siluetas fantasmales de crueles demonios y un frío cada vez más intenso fue arropando cada trozo de mi piel. Cerré los ojos unos instantes y creí perder la conciencia…Cuando los abro tengo una sensación molesta dentro de mi cabeza y me siento raro, muy extraño. Veo los cuerpos meciéndose frente a mí y la niña que no deja de llorar a mi lado. Algo cruel y despiadado ha sucedido aquí, algo que se escapa del control del raciocinio y el sentido común. Mi cuerpo tiembla y noto cómo las rodillas están a punto de fallarme. Un fuerte dolor se instala en el centro de mi pecho y la cabeza podría estallarme en cualquier momento. Me siento impotente y tengo la sensación de que el autor de estas muertes, de la desaparición de mis amigos y del acoso a esta niña, deambula por los alrededores, oculto en la oscuridad. La pequeña me observa, a través de unos ojos malignos y crueles, perversos y sanguinarios.

 

Tengo la convicción de que en cualquier momento algo se abalanzará sobre mí. Me fijo en la niña. Ha dejado de llorar y ladea la cabeza en mi dirección. Sus ojos cubiertos de lágrimas relucen en la oscuridad y su blanquecino rostro es espantosamente diabólico. Su boca muestra una fea mueca que me hace sentir un miedo tan atroz que me orino encima. Ella mira cómo los pantalones se van humedeciendo y se burla de mí. Son papi y mami. Están muertos, ¿sabes? —dice la niña con voz pausada. —Yo los maté. Unas luces se encienden repentinamente por el camino por el que hemos venido y le sigue un rugido de motor. Se trata de un coche. Pongo mi cuerpo en tensión sin entender lo que la niña ha querido decir y solamente me relajo cuando suena la sirena de la policía y encima de ese coche se encienden las luces azules de una patrulla que se detiene a pocos metros de donde estamos.

 

Aliviado por encontrar agentes del orden, me alejo de la niña varios metros y corro hacia los policías. Bajan del coche con sus armas en la mano. Es un hombre y una mujer. Me apuntan con las pistolas. ¡Deténgase! —dice uno de ellos. ¿Qué? —me paro en seco y levanto las manos. —No, oigan, allí… ¡Quédese quieto! Giro mi cuerpo para señalar el punto exacto donde yacen muertos los padres de la niña pero la voz más enérgica del policía me hace detenerme, extrañado. ¡Si se vuelve a mover le pego un tiro! ¿Lo ha entendido? La mujer policía camina bordeando el coche sin dejar de apuntarme y extrae de su cinturón una linterna. Con ella ilumina el lugar mientras su compañero aferra con las dos manos la pistola y no deja de apuntarme en ningún momento. El haz de luz me ilumina el rostro y cierro los ojos molesto hasta que siento que la linterna trata de iluminar otro lado. Abro los ojos en el momento en que los policías descubren los cuerpos colgados del árbol y detectan la presencia de la niña.

 

Ha sido él—dice la pequeña entre sollozos y me señala con el rostro atrapado por el terror. Los dos agentes se miran unos momentos y piden refuerzos por radio. ¡Aléjese de la niña! —dice uno de ellos. ¿Qué? ¡No!, son sus padres, ella dice que… ¡Aléjese de la niña! —repite con autoridad el agente—¡Y deje el arma en el suelo! ¿Arma? ¿Qué arma…?—me sobrecojo, perplejo, cuando descubro que estoy agarrando con la mano un afilado cuchillo completamente ensangrentado. —¿Qué es esto…? ¡Tire el arma! —dice el policía. Ven aquí pequeña, todo ha pasado—indica la mujer policía. Veo que la niña comienza a dar unos pasos hacia delante para acercarse a los agentes. Antes de llegar a ellos se detiene y se gira. Me lanza una mirada feroz y una sonrisa cruel ocupa la mueca que hasta entonces tenían sus labios.

 

—¡Oigan! ¡Esperen un momento! Esto no… ¡Tire el arma! Dejo caer el cuchillo y al mismo tiempo descubro que mi ropa está completamente cubierta de sangre. No doy crédito a la situación ni a lo que está pasando. La agente abraza a la niña y le dice que ya todo ha terminado, que está a salvo, que ya nadie le hará daño alguno. Se ha vuelto loco—oigo que dice la niña. —Estuvo persiguiéndome y me gritaba cosas horribles. Sus amigos trataron de sujetarlo y los mató, él los mató. A los dos… Vuelvo mi cabeza hacia el árbol donde hasta ese momento se encontraban colgados los cuerpos podridos de dos adultos y descubro horrorizado que ahora yacen allí mis dos amigos. Están abiertos en canal, con los rostros hinchados. Sus ojos abiertos me miran enfurecidos desde la oscuridad. Sus cuerpos se mecen al ritmo que marca el viento mientras sus bocas están llenas de tierra y piedras.

 

Clavo mis rodillas en el suelo mientras el foco de la linterna me ilumina. ¡Levántese! Tiene que repetir la orden dos o tres veces más. Apenas oigo lo que me dicen. Mi atención está puesta en los cuerpos de mis amigos. No puedo evitar sentir arcadas y un fuerte y continuo dolor en la cabeza. Miro de soslayo el largo cuchillo que yace a dos metros de mí y vuelvo la mirada de nuevo hacia los cadáveres colgados del árbol. Me pongo de pie. Veo que la niña se monta en el coche patrulla, en el asiento de atrás y desde allí me observa. Los dos policías me apuntan con sus armas. ¡Os matará! ¡El os matará como ha matado a sus amigos, como quiso matarme a mí! —vocifera la niña desde el interior del coche y los agentes giran sus cabezas instintivamente hacia ella. Aprovecho aquél momento para deslizarme y agarrar el cuchillo que está a punto de resbalar de mis manos a consecuencia de la sangre que cubre la empuñadura. Me siento rápido y fuerte, tanto que me coloco justo al lado del policía y le clavo el cuchillo en la garganta. Su cuerpo se resbala lentamente mientras la expresión de su rostro me cubre de gloria y satisfacción. Me siento extraño y poderoso. Giro mi cuerpo para encararme con la mujer policía pero ella ya ha apretado el gatillo de su arma y la bala perfora mi hombro derecho. El impulso de la bala hace que salga despedido hacia atrás y que ruede por el suelo mientras el cuchillo se pierde entre la maleza. La policía, nerviosa y excitada, camina hacia mí con el arma por delante.

 

Logro ponerme de rodillas y veo que la mujer mira aterrada cómo su compañero se desangra. Nada podrá hacer por él y lo sabe. Se llena de rabia, me apunta con el arma y siente unos deseos terribles de disparar. La niña observa todo desde el asiento trasero del coche patrulla. Tiene las manos apoyadas en el cristal y mira con vileza a la mujer policía. Veo en sus ojos un brillo demoníaco y una voz gutural emerge desde lo más profundo de su garganta. ¡Mátalo! La agente frunce el ceño confundida mientras la pistola tiembla entre sus manos. —El ya no me sirve. Se acabó su tiempo. Ahora tú y yo seremos uno. ¡Mátalo! Trato de ponerme en pie mientras la cabeza de la niña gira en mi dirección. ¡MATALO YA! La agente aprieta el gatillo. En el momento de la detonación el rostro de la niña adquiere una expresión burlona y sus ojos, acompañados de una dantesca sonrisa, se clavan en mí. La bala perfora mi cerebro y la fría oscuridad me rodea con su terrible manto. Mi cuerpo rueda por el suelo hasta detenerse junto a unos arbustos. No siento nada más salvo la paz eterna al descubrir que las voces de mi cabeza guardarán silencio para siempre.

 

 

 

 

Submit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Artículos relacionados (por etiqueta)

Te recomendamos

El cine de animación desde Blancanieves hasta Toy Story

El cine de animación desde Blancanieves hasta Toy Story

Programa Cheek to Cheek emitido el día 09_09_2017 presentado por Juan...

Isabel Martín, una apasionada de la Punta del Moral

Isabel Martín, una apasionada de la Punta del Moral

Programas emitidos los días 22_08_17 y 29_08_17 Sólo Palabras es...

Stars Wars, una de las sagas cinematográficas con más seguidores

Stars Wars, una de las sagas cinematográficas con más seguidores

Programa Cheek to Cheek emitido el día 12_08_2017 presentado por Juan...

En Cheek to Cheek regresamos a Viena

En Cheek to Cheek regresamos a Viena

Programa Cheek to Cheek emitido el día 05_08_2017 presentado por Juan...

La incógnita de "El tercer hombre"

La incógnita de "El tercer hombre"

Programa Cheek to Cheek emitido el día 22_07_2017 presentado por Juan...

Especial 1900 Company Bar en Sólo Palabras

Especial 1900 Company Bar en Sólo Palabras

Programas emitidos los días 18_07_17 y 25_07_17 Sólo Palabras es...

Testigo de cargo del gran Billy Wilder

Testigo de cargo del gran Billy Wilder

Programa Cheek to Cheek emitido el día 08_07_2017 presentado por Juan...

"El crack", homenaje al cine negro español

"El crack", homenaje al cine negro español

Programa Cheek to Cheek emitido el día 01_07_2017 presentado por Juan...

¿Cómo puedo odiar a John Wayne y a su vez amarle en el último rollo de Centauros del Desierto?

¿Cómo puedo odiar a John Wayne y a su vez amarle en el último rollo...

Programa Cheek to Cheek emitido el día 17_06_2017 presentado por Juan...

Paco Huelva presenta su nuevo libro "Los otros que me habitan"

Paco Huelva presenta su nuevo libro "Los otros que me habitan"

Programas emitidos los días 15_06_17 y 22_06_17 Sólo Palabras es...

"Delitos y faltas", el embarrado territorio del asesinato y la impunidad

"Delitos y faltas", el embarrado territorio del asesinato y la impunidad

Programa Cheek to Cheek emitido el día 10_06_2017 presentado por Juan...

La visión en Cheek to Cheek de "Los paraguas de Cherburgo"

La visión en Cheek to Cheek de "Los paraguas de Cherburgo"

Programa Cheek to Cheek emitido el día 20_05_2017 presentado por Juan...

Visitamos Viena para descubrir "Carta de una desconocida"

Visitamos Viena para descubrir "Carta de una desconocida"

Programa Cheek to Cheek emitido el día 13_05_2017 presentado por Juan...

Vértigo, la mejor película de todos los tiempos

Vértigo, la mejor película de todos los tiempos

Programa Cheek to Cheek emitido el día 06_05_2017 presentado por Juan...

"Dos mundos, una cultura" en el 525 aniversario

"Dos mundos, una cultura" en el 525 aniversario

Programa emitido el día 03_05_17 Sólo Palabras es un programa...

Jerry Lewis: “He tenido gran éxito, siendo un total idiota”

Jerry Lewis: “He tenido gran éxito, siendo un total idiota”

Programa Cheek to Cheek emitido el día 29_04_2017 presentado por Juan...

Los secundarios en la gran pantalla (I) en Cheek to Cheek

Los secundarios en la gran pantalla (I) en Cheek to Cheek

Programa Cheek to Cheek emitido el día 21_04_2017 presentado por Juan...

José Ángel Garrido y su admiración por la pureza de la poesía

José Ángel Garrido y su admiración por la pureza de la poesía

Programas emitidos los días 06_04_17 y 13_04_17 Sólo Palabras es...

Bandas sonoras con Oscars, los años 40 (II) en Cheek to Cheek

Bandas sonoras con Oscars, los años 40 (II) en Cheek to Cheek

Programa Cheek to Cheek emitido el día 25_03_2017 presentado por Juan...

Marlene Dietrich, la diva de los años 30

Marlene Dietrich, la diva de los años 30

Programa Cheek to Cheek emitido el día 18_03_2017 presentado por Juan...

Esther Gómez y su apasionante amor por la poesía

Esther Gómez y su apasionante amor por la poesía

Programas emitidos los días 09_03_17 y 16_03_17 Sólo Palabras es...

Godard en Cheek to Cheek, al final de la escapada

Godard en Cheek to Cheek, al final de la escapada

Programa Cheek to Cheek emitido el día 04_03_2017 presentado por Juan...

Una de las riquezas de nuestra provincia, "El Andévalo"

Una de las riquezas de nuestra provincia, "El Andévalo"

Programa La Gastroteca emitido el 03_03_2017 presentado por Juan Carlos...

Vuelve el musical estadounidense con La La Land

Vuelve el musical estadounidense con La La Land

Programa Cheek to Cheek emitido el día 25_02_2017 presentado por Juan...

Javier Sánchez Durán: "Emborrachó mi infancia con olores, sabores y recuerdos perdidos..."

Javier Sánchez Durán: "Emborrachó mi infancia con olores, sabores y recuerdos perdidos..."

Programas emitidos los días 23_02_17 y 02_03_17 Sólo Palabras es...

Venus Gallina, o mejor dicho Chirla de Punta Umbria

Venus Gallina, o mejor dicho Chirla de Punta Umbria

Programa La Gastroteca emitido el 17_02_2017 presentado por Juan Carlos...

La caña de lomo, el rey de los embutidos

La caña de lomo, el rey de los embutidos

Programa La Gastroteca emitido el 03_02_2017 presentado por Juan Carlos...

Bandas sonoras con Oscars, los años 40 (I) en Cheek to Cheek

Bandas sonoras con Oscars, los años 40 (I) en Cheek to Cheek

Programa Cheek to Cheek emitido el día 21_01_2017 presentado por Juan...

Juan Maíllo: "Desde pequeño me vi rodeado no sólo de libros sino de amor a ellos"

Juan Maíllo: "Desde pequeño me vi rodeado no sólo de libros sino de amor a...

Programas emitidos los días 19_01_17 y 26_01_17 Sólo Palabras es...

¡Dios salve a América!

¡Dios salve a América!

Programa Cheek to Cheek emitido el día 14_01_2017 presentado por Juan...

   web del programa                       programa completo02

Lo más oido

El cine de animación desde Blancanieves hasta Toy Story

El cine de animación desde Blancanieves hasta Toy Story

Programa Cheek to Cheek emitido el día 09_09_2017 presentado por Juan Domínguez, dedicado al cine clásico. A pesar de los avances...

Isabel Martín, una apasionada de la Punta del Moral

Isabel Martín, una apasionada de la Punta del Moral

Programas emitidos los días 22_08_17 y 29_08_17 Sólo Palabras es un programa dedicado a la literatura onubense que dirige Julian...

Mundo Petardo ON AIR 31_08_2017

Mundo Petardo ON AIR 31_08_2017

Programa emitido el día 31_08_17  "Mundo petardo ON AIR", es un programa de radio donde escondidos tras un cono de...

Junta de Andalucia FEDER

Blogs de Cultura

Blogs de Turismo

    Medioambiente

      Blogs de deportes

        Blogs de gastronomía

        Blogs sociales

          Encuéntranos en